Entrevista a Gabriela Lyon

En este 2022 la Lectura maratónica del Quijote vuelve al CCESantiago y hemos decidido festejarlo con una nueva imagen, en la cual hemos tratado de reflejar todo lo que simboliza la lectura para el CCESantiago, así como nuestro entusiasmo por volvernos a encontrarnos en torno a la figura del Quijote.

La ilustradora Gabriela Lyon nos ha acompañado en este difícil reto y ha logrando sintetizar todas nuestras ideas en una narración compuesta por 4 fantásticas imágenes.

Gabriela es artista visual e ilustradora de la Universidad Finis Terrae, magíster en prácticas artísticas contemporáneas en la misma universidad y profesora universitaria de dibujo. Es autora de Las aventuras del hombre pájaro (Ekaré, 2016) y Pequeña historia de un desacuerdo (Ekaré 2017) . Ciudadanía para niños (Ekaré, 2018), libro ganador de la Medalla Colibrí 2018. Obtuvo el Premio Municipal de Literatura 2019 del género Literatura Infantil con Un día soleado (Ekaré Sur, 2019) y Premio White Ravens 2021 y Coré 2021 por 9 kilómetros (Ekaré 2020). Uno de sus recuerdos más remotos es el de estar dibujando durante horas animales, sobre todo perros y caballos. Ahora de grande siempre trata de incluir algún ser vivo en sus ilustraciones.

A lo largo de nuestras sesiones de trabajo, hemos aprovechado, también, para conversar con ella y saber un poco más sobre su trabajo, su relación con el libro del Quijote, y sus fuentes de inspiración..


¿Cómo empezaste a dibujar? ¿Por qué decidiste usar la ilustración como medio expresivo? ¿Solías dibujar de pequeña?

Mi mamá es pintora, así que tengo recuerdos de muy niña en su taller, con sus pinceles y lápices, yo admiraba mucho su dibujo y pincelada, aún la admiro.
Decidí dedicarme a la ilustración cuando mi mamá llegó un día con un libro de 101 cuentos ilustrados por Tatiana Hauptmann que me impresionó, entonces me propuse llegar a dibujar a ese nivel.
Así es como supe que el mundo de la ilustración existía, después comenzó el largo camino de ese oficio, conocer por ejemplo, al mundo editorial, que es enorme.


¿Cómo es tu proceso de creación?

Cuando hago ilustraciones, en general me demoro bastante pensando en la idea, recopilo imágenes de referencia, leo textos, etc… luego realizo los bocetos, que son muy importantes, es allí donde creo una composición efectiva. Una vez realizado los bocetos los envío a revisión para que sean aprobados. Si agradan al cliente comienzo el dibujo definitivo, donde la elaboración es casi automática, últimamente me gusta mucho jugar con una paleta de colores reducida, bien colorida y me preocupo de utilizar una línea expresiva y variadas.

 

 ¿Lápiz, tinta o digital? ¿Por qué?

Personalmente encuentro mucho más satisfactorio y desafiante el trabajo análogo, aunque está sujeto a un tiempo de elaboración vulnerable, si cometes un error grande hay que comenzar todo de nuevo, y si resulta bien, el trabajo se convierte en un verdadero tesoro. Lo digital me agrada muchísimo, he logrado ciertos resultados que homologan lo análogo, y la comodidad del formato lo convierte muchas veces en mi preferencia, ademas que no exige tanto tiempo, y puedes cometer todos los errores que quieras. A mi parecer, los mejores resultados se producen cuando mezclas lo mejor de los dos medios.

 

¿El estilo es algo que se elige, o se llega a él? Cuéntanos tu experiencia

Depende, para algunos es elegible, para otros no. En mi caso es lo segundo, de pronto a los treinta obtuve una suerte de estilo. Pienso que es una mezcla de cosas que me gustan y que observé con detención. Me gustaría tener la versatilidad de Picasso, los colores de Odilón Redon, el misticismo de William Blake, la prolijidad de William Morris, la fuerza vital de Goya y las pinceladas de Yuko Shimizu. Al tratar de imitarlos y unirlos, quizás sale lo que llamamos estilo, pero personalmente, creo que es algo que no se debe forzar.

 

¿Qué papel crees que juegan las ilustración en los libros? ¿Cómo dialogan texto e ilustración? ¿Qué supone leer un libro que cuenta con ilustraciones? ¿y un libro solo con ilustraciones?

Antiguamente la ilustración pretendía ornamentar bellamente a los libros y/o explicar con una imagen sencilla lo que el texto contaba. Con el tiempo los libros fueron evolucionando, y la ilustración comenzó a tomar más importancia (a veces dice lo que el texto no nos cuenta). Los creadores de libros que entendieron que el texto no los es todo a la hora de contar historias, y que a veces una imagen vale más que mil palabras.
Al principio del siglo XX ya existían libros que podían estar compuestos casi tanto de imágenes como de texto, y para los niños eso significó una gran ventaja a la hora de aprender. Pero también me falta mencionar el hecho de que durante esos tiempos hace muy poco que se incorporó la idea de crear libros que fueran exclusivos para niños.
El libro-álbum es un género de libro muy reciente que supone una experiencia perceptiva particular para los niños. La relación texto-imagen lo será todo en este caso, porque significa un ritmo composicional, que puede parecer extraño en un principio, pero que tiene mucho sentido. La imagen está allí, a nuestro servicio para ser inspeccionada por todo aquel que la pueda ver, pero el texto es algo más exclusivo, es necesario saber leer para revelarlo. Si combinamos a estos dos, creamos una dupla explosiva, que a mi parecer, propone una fuente creativa sin límites, y que tiene muchísimo beneficios para el aprendizaje. Un buen ejemplo explosivo de conminación texto-imagen son los Artefactos de Parra, me acuerdo la gente estaba conmocionada al verlos.
Un libro hecho solamente de ilustraciones es un sueño, a mí me encantan los libros silentes (así le llaman a los libros sin texto). Pero dicen que son algo complicados, al parecer, demasiado salvajes, demasiado libres, te invitan a la locura, y esta sociedad no quiere tanto loco suelto, ja, ja, ja.

 

¿Qué libro ilustrado nos recomendarías?

Recomiendo para los niños la colección Buenas Noches que es enternecedora. Recomiendo también Margarita de Rúben Dario ilustrado por Monica Doppert y editado por Ekaré, los libros de Stefano Di Cristofaro, que son bellamente ilustrados, muy versátiles y con harto humor, ver todos los libros de Maurice Sendak y para los adultos ver los libros objetos Clive Hicks-Jenkins.
Y bueno, recomiendo abrir y ver todo libro, creo que ni uno se salva de ser observado; uno aprende a ver, viendo todo lo que puede.

 

Este año has sido la encargada de generar la imagen para una actividad icónica para el CCESantiago La Lectura Maratónica del Quijote. ¿Cómo ha sido este proceso? ¿Qué relación tienes con el libro? ¿Y con los personajes?

Fui muy feliz cuando me contactaron, ademas me siento muy cercana a la obra.
El Quijote es un gigante, y hablar de él sería eterno, pero en resumen para crear estas ilustraciones el CCESantiago me dio un concepto, Transformación; y la descripción de una imagen, un Quijote que abandona su armadura. Desde allí comencé a elaborar la idea, y bueno, apareció esta ilustración de un Quijote que se transforma frente a sus lectores, con armadura hecha de las páginas de su libro.
Al principio me asustaba hablar de un grande, pero a mí me entusiasman los desafíos.
Mi relación con el libro es cercana, siempre estuvo presente en mi hogar, mi mamá nos lo leía como cuento de buenas noches, y nos causaba mucha risa.
De los personajes… siempre me llamó la atención que se hablaba mucho de Dulcinea, pero nunca se hace presente, ja, ja, ja, la imaginación lo es todo.


¿Qué simboliza para ti el libro del Quijote?

Mucho, fue el primer libro que me hizo reír a carcajadas y que al mismo tiempo me hizo entender la repercusión que causo en su contexto. Es una obra muy viva, muy revolucionaria, que no envejece, a veces siento que todos los libros quieren ser como el Quijote.
Mi profesora de lenguaje nos sentó en 1ro medio, y nos dijo: este semestre solamente leeremos al Quijote, lo vamos a analizar hasta el cansancio. Todos soltamos un suspiro de aburrimiento, éramos unos ilusos, no sabíamos que al final del semestre estaríamos todos comentando las absurdas andanzas, llenas de poética y crítica del Quijote de la Mancha.

 

¿Qué reto supone ilustrar una obra que posee un imaginario tan importante?

Igual me asusté, es que uno ve las ilustraciones de Gustave Doré y queda turuleco, pero bueno, uno hace lo que puede.
Creo, que para poder ilustrar estas imágenes fue importante la opinión de las personas que me contactaron, y las que estaban a mi alrededor cuando lo ilustraba, si no sabía algo, preguntaba.

 

¿Cuáles han sido tus referencias a la hora de trabajar en las ilustraciones?

Una referencia importante fue el libro Fahrenheit 451 de Ray Bradbury, pensaba en la quema de libros y en lo que supone perder una obra importante. Pensé también que somos nosotros los responsables de mantener la tradición y las historias. Y hablando del estilo, también quería crear un efecto muy parecido a las ilustraciones de Yuko Shimizu y Vincent Mahé, que últimamente están siendo mis referentes para casi todas mis ilustraciones.

 

Instagram: @glyonb

Contacto: GLYONB@GMAIL.COM

Más actividades

mayo 2022

lu ma mi ju vi sa do
25 26 27 28 29 30 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 1 2 3 4 5

Relacionados