Germinando nuestro barrio

germinandoimagen_web

 

El proyecto Germinando nuestro barrio se instala permanentemente en el CCESantiago para vincularnos con la comunidad a través de la semilla y su valor ecosistémico.

Pretendemos generar un espacio en el cual compartir aprendizajes y repensar juntos/as alternativas en las formas de vida, basadas en la diversidad, los cuidados y la sustentabilidad. Para ello nos valdremos de nuestra compostera comunitaria y desarrollaremos un “Banco de semillas”, con el cual aspiramos a compartir conocimiento e interpretar el rol y el significado de cada planta de nuestro huerto y ecosistema natural.

Para ello a lo largo de 2022 estamos preparando muchas actividades relacionadas con las semillas, los huertos, la compostera, los alimentos que producimos, el bienestar que nos proporciona la naturaleza y la asociación de los cultivos en la tierra y en nuestra mesa.

Programa 2022

Lanzamiento del banco de semillas y taller de huerto orgánico
Sábado 09 de abril 
de 10:30 a 12:30h

Encuentro de huerteras/os e Intercambio de semillas
Sábado 30 de julio de 10:30 a 12:30h

huerto en base a asociación de cultivos y calendario de siembra

Taller de asociación de cultivos y calendario de siembras
Sábado 27 de agosto de 10:30 a 12:30h

Taller huerto urbano: ¡bienvenida primavera!
Sábado 24 de septiembre de 10:30 a 12:30h

cosecha de calabacín, tomates y pimientos insertados en el logo de germinando nuestro barrio

Taller preparándonos para la cosecha
Sábado 29 de octubre de 10:00 a 12:30h

Compostera comunitaria

La compostera comunitaria está situada en nuestro patio, y  tiene como objetivo de que los vecinos y las vecinas puedan traer sus residuos, y podamos  generar un primer espacio donde cuestionarnos juntos/as alternativas en las formas de vida, basadas en la diversidad, los cuidados y la sustentabilidad.

¿Por qué un banco de semillas?

Las semillas son la parte más importante de las plantas. Contienen el código genético que da su origen, y se caracterizan por su resistencia, por la facilidad para el transporte y su conservación y por ser fundamentales para la generación de una nueva cosecha. Esta es la razón por la que, desde que el ser humano comenzó a cultivar, aprendió a conservarlas y atesorarlas como un bien muy preciado.

Los instrumentos que ha desarrollado el modelo económico capitalista han ido desvinculando la agricultura y la naturaleza, hasta el punto de que parece que las personas pudiéramos vivir emancipadas del entorno y del resto de los seres vivos, lo que ha provocado la pérdida de centenares de especies, sin mencionar la pérdida de terrenos que se utilizaban para el cultivo de las hortalizas. 

A la crisis medioambiental, social y económica que presenta la agricultura moderna, unida a la del cambio climático, la erosión, la falta de agua, la contaminación, se ha sumado la  pérdida de semillas, plantas y alimentos autóctonos, así como la pérdida de tradiciones culturales.

Por ello, las comunidades se han ido empoderando para crear iniciativas como los huertos urbanos, intercambios de semillas y cultivos más amigables, complementando el rescate de las semillas, la diversidad de los alimentos, el empleo de policultivos, el uso de abonos orgánicos como el compost y el uso de lo vermicomposteras para reducir nuestros desechos orgánicos y devolver a la naturaleza la vida que se ha ido perdiendo.

Mediadoras

Belén Muñoz Zurita

Mi nombre es Belén y tengo 26 años, hace tiempo me interesaba el mundo de las huertas, pero fue en 2020 con la pandemia y toda la sensación de desesperanza que me puse a buscar algo que me hiciera sentido para ayudar a que tuviéramos un mejor futuro como sociedad. Es ahí donde conocí el concepto de la biodiversidad alimentaria, el cual me hizo mucho sentido porque relacionaba el tener huertos y preservar un legado vivo que estaba amenazado. Aprendí sobre cómo cuidar las semillas, la huerta y su legado a puras preguntas con gente que sabía un poco más que yo, así nos motivamos con mi mamá y empezamos una cuenta llamada @creciendo_con_la_huerta en instagram, donde tratamos de compartir nuestra experiencia y el máximo de aprendizajes huerteros. Así, como uno de nuestros pilares es el compartir, es que comenzamos un banco de semillas gratuito para que muchas personas pudieran tener acceso a experimentar y vivir la grandeza de la biodiversidad alimentaria, y de este modo promover que este legado se expanda y multiplique. Hoy contamos con el apoyo del Centro Cultural de España para comprender, relatar, compartir y explorar este mundo con más personas, donde queremos multiplicar miles de semillas en huertas públicas, organizadas y en cualquier lugar donde se pueda sembrar algo

Morin Vera Parra 

El mundo de la agricultura está arraigada desde mi infancia , estudie en una escuela agropecuaria y me enamore de la naturaleza en toda su expresión , los matices del campo ,sus colores , la perseverancia que requieren las plantas es un trabajo  silencioso y gratificante a la vez , la magia que ocurre en un ser tan indefenso y a la vez tan resistente como una semilla , fue alucinante para una infante comprender el valor de la vida , fiel observandora de la naturaleza, aprendí a crecer todos los días un poquito , imitando el comportamiento de  las plantas siempre mirando al sol y con las raíces bien puestas en el suelo .

Productora de Semillas y Almacigos Orgánicos 

Técnico agrícola,  Tec. en Energías Renovables y Eficiencia Energética. Diez años de experiencia en asesorías agrícolas y eficiencia de los recursos naturales, manejo y cuidado integral de  predios agrícolas.  Expositora de talleres botánicos de huerto, plantas medicinales , vermicompostaje , sustentabilidad y agroquímicos. 

Artículos

Nos han acompañado...

Constanza Avendaño Opazo

Esta actividad forma parte del proyecto Pichintun de yerbas.
Un programa de actividades culturales que posibilita intercambiar saberes y relatos diversos a través de experiencias grupales que nos vinculan como comunidad en conexión con la naturaleza.